Cascada del arzobispo: Un pequeño lugar para los temporadistas

Humocaro Alto , es un pequeño pueblo  bordeado de los más bellos paisajes, con un clima de montaña  y en sus calles la vida de antaño, con aroma de fogón y fresco amanecer. Queda aproximadamente a  11 kilómetros de la  población de Humocaro bajo.

Brinda a propios y foráneos en su lado oeste, la plenitud de una cascada conocida  en el año 1865 como  el charco del palomo. Pero que, tras la visita del arzobispo para esa época Silvestre Guevara, se decide cambiar el nombre como cascada del Arzobispo en honor a tan importante personaje.

La cascada está Ubicada a tan solo quince minutos del pueblo Humocaro y a  hora y media  de la ciudad de El Tocuyo.  Este río de agua templada ofrece una temperatura de 20º C y unas asombrosas caídas constituidas por tres capas, con una última  caída a un pozo profundo rodeado de lajas y piedras inmensas   para quienes disfruten de los gustos extremos.

Para llegar allá hay que pasar el pueblo de Humocaro Bajo y transitar unos doce kilómetros pasando el Monasterio de Nuestra Señora de Coromoto.  Es decir unos 15 minutos del  Pueblo.

Su caída de agua helada,  no impide que cientos de temporaditas asistan a este lugar a disfrutar de ellas. El sitio tiene estacionamiento, cafetín y baños públicos, también hay cabañas con parrilleras y caminarías. Puedes disfrutar de comida de la zona, hay parques recreacionales para niños y gran diversidad en cuanto a fauna.

Visítalo, cuídalo y no te pierdas la oportunidad de tener una experiencia única e inolvidable en la parroquia Humocaro de este municipio.

Fotografía: Erika Paz
Fotografía: Maria Mendoza

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *