Hacienda la Victoria ¡Auténticamente colonial!

Frente de la Hacienda la Victoria / Foto: María Marquez

Para los interesados en conocer cada historia, de cada localidad del país, existe la ‘Hacienda la Victoria’   un lugar (Merideño) donde aún permanece la escencia de la época colonial y donde quedó el reflejo del arduo trabajo que se llevaba a cabo en sus instalaciones. Durante su paso por la carretera andina,  que conecta con Tovar y Bailadores (hermoso pueblo que tiene una cascada bastante emblemática, conocida como ‘La India Carú’ y rodeado de flores en época de cosecha). Estará, visible a orillas de carretera, esta Hacienda.

Dentro de esta casona, visitarás dos importantes museos, el museo del café y el museo del inmigrante. En la primera área para los amantes del café, conocerán mediante exhibiciones cual fue su origen y como era su producción, también cotemplarán algunas de las maquinas traídas de Europa, con las que se desarrollaba ese trabajo.

Es toda una muestra fotográfica desempolvada, que merece ser vista. Cada paso y personaje que tuvo vida en ese mágico lugar esta allí, desde sus inicios. Así como también, dentro del museo del inmigrante, destinan fotos y objetos a que sean vistos por los turístas, para explicar mediante ello, la vida, costumbres, tradiciones, llegada y desarrollo de cada inmigrante que ingresó a Venezuela en la época de la colonia.

Hoy día aunque no se produce en esta Hacienda, siempre esta abierta para visitantes y estudiantes (de agronomía mayormente), cuenta con un café, totalmente de aquella época que posee cientos de corotos usados varias décadas atras. Sin duda alguna, ‘Hacienda la Victoria’ es una parada casi obligatoria si transitas alguna vez por esta vía.

Patio de la casona / Foto: María Marquez
Jardínes internos de la hacienda / Foto: María Marquez
Maquinarías en el museo del café / Foto: María Marquez
Pasillos de la hacienda / Foto: María Marquez
Museo del inmigrante (primer piso) / Foto: María Marquez

 

 

 

 

 

 

 

 

También por esta vía: ir al ‘Puente Libertador’ en Tovar; y subir hasta el páramo de Mariño para gozar de excelente clima y hermosas lagunas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *