La flor del sol

Ubicado al este del estado Portuguesa, Turén forma parte de los 14 municipios que integran esta entidad. Desde el cielo, su suelo se ilumina con el amarillo radiante que es la increíble belleza llanera de una siembra de girasoles.

Siempre había escuchado sobre un campo de girasoles muy cerca de donde vivía, muchas eran las ansias por conocer tan mencionado lugar. Se debe esperar los primeros meses del año para lograr observar los campos florecidos.

Cuando tuve la oportunidad, quedé maravillada con tan hermosa vista. El color amarillo cubría hectáreas de terreno, no se podía distinguir el final.Una temporada amarilla, como la denominan los turenses, que hipnotiza a todo aquel que se detiene a contemplar la belleza de estos escenarios dignos de una postal.

La danza de los girasoles con el sol es otro de los grandes atractivos. El hecho de que cada día, las flores siguen al sol de este a oeste para favorecer su crecimiento es realmente alucinante, pero igual de interesante resulta saber que dicho movimiento se detiene cuando las plantas han alcanzado su madurez, fijando su mirada al oriente hasta que mueren.

@benyephotography

 

Es inevitable detenerse a orilla de carretera para tomarse fotografías y disfrutar de este festival de colores acompañado de los maravillosos paisajes portugueseños. Los campos de girasoles del municipio Turén son sin lugar a duda un referente para salir de rutina, ya que cada año, son visitados por viajeros que se dejan cautivar por semejante hermosura de la naturaleza.

Caminar, saltar y correr en medio de los girasoles es llenarse de una alegría indescriptible. La calidez de estos campos es tanta, que me recordó al primer color de la bandera de mi hermoso país, acompañado por el azul del cielo, y del rojo que bombea mi corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *